System Basic Computer
System Basic Computer

The Jesuit Missions in Paraguay

Las Reducciones Jesuiticas
Los Jesuitas, que llegaron al Paraguay en 1588, fundaron 30 comunidades utópicas. Estas se convirtieron en elocuentes testimonios en piedra de la forma de vida y de la motivación espiritual de los Indios que las habitaban. Hoy, después de 200 años de abandono, las ruinas de estas misiones se estan rescatando de los estragos del tiempo.

En 1767 el Rey Carlos III de España puso fin abrutamente a uno de los experimentos sociales más audaces y logrados del nuevo mundo, al expular a los Jesuitas del Paraguay. Durante más de 150 años los Jesuitas que vivian en aquella remota colonia habian presidido una red de misiones sumamente organizadas, progresistas y motivadas desde el punto de vista espiritual, como jamás se han visto otras en el mundo. Eran utopias sociales y politicas fundadas en principios cristianos. No obstante, eran tambien utopias renacentistas, donde bullia la actividad artistica y arquitectónica bajo la supervisión diestra de los sacerdotes que las administraban. Aunque los Jesuitas se vieron obligados a marcharse, dejaron tras si elocuentes monumentos de piedra, llenos de tesoros artisticos y religiosos, como testimonio de su aporte a la vida social. En la actualidad los restos de sus 30 misiones están dispersos por la fertil region agricola del sur del Paraguay, por el suroeste del Brasil y por el nordeste de la Argentina. Las iglesias de las misiones y las viviendas - testigos mudos de un capitulo sin par en la historia-, donde en un tiempo legaron a vivir 144.000 Indios cristanizados, constituyen un legado cultural único. Sin embargo, permanecieron aisladas y preteridas. Con el fin de rectificar esta situación, hace diez años el Gobierno del Paraguay empezó a rescatar y a restaurar las ruinas de las ocho misiones que estan en territorio Paraguayo para usarlas con fines turisticos. Los Jesuitas llegaron al Paraguay en 1588, como parte del esfuerzo de España de evangelizar y civilizar sus territorios leganos. Alli encontraron a los Indios Guaranies, apacibles, tranquillos y dociles, y grandes extensiones de tierra fertil y cultivable.

Guarani Indios

En 1609 los Jesuitas, con el evangelio por única arma, persuadieron a los Guaranies a dejar sus existencia nomada en la serva y construyeran la primera misión. A los Indios se les estableció en asentimientos conocidos como reducciones. El que los Jesuitas lograran vencer la barrera linguistica, las sospechas, los lazos ancestrales de los Indios con su habitat y sus costumbres tribales en una region tan alejada del centro más cercano de autoridad civil y religiosa española, revela la tenacidad y abnegación de estos religiosos, ademas de su lealtad a una causa trascendental. Los Jesuitas, diplomáticos e inteligentes, adaptaron el sistema tribal a la vida en la mision, facilitandoles asi la transición a los Indios. Los Guaranies seguian agrupados en cacicatos. En cada misión -cuya población era de 4.000 almas, aproximadamente, vivian muchos caciques, cada uno de los cuales regio sobre 20 a 30 familias. Las familias labraban sus propios lotes de tierra para satisfacer sus necesidades y, además, la tierra comunal, o tierra de Dios, para el beneficio comun.

La base de toda la vida en la misión era su proposito religioso. En esta república cristiana todo estaba ordenado para la mayor gloria de Dios. Del amanecer al atardecer, la campana de la iglesia anunciaba los periodos de trabajo y estudio, de oración y recreo. No es de admirarse que la iglesia fuera el nucleo material y espiritual de la comunidad, inspirando una explosión de productividad artistica y arquitectónica desconocida hasta entonces entre estos Indios neoliticos. En efecto, su vida sencilla y casi monástica parecia existir solo para la suntuosidad prodigada en la iglesia y en las ceremonias y fiestas religiosas. Al igual que gran parte del arte producido en Hispanoamerica durante la colonia, el arte de las misiones era anónimo, creado por Indios que no habian tenido escuela. Para las imagenes y las tallas se utilizaban las excelentes maderas del pais, y piedra local para la estructura de la iglesia.

Estilisticamente, el arte de las misiones era barroco por su profusión de elementos decorativos. Por combinar elementos Europeos e Indigenas, se le conoce como barroco Hispano-Guarani. Puesto que los artesanos Indios nunca se desciaron de la influencia directa de los modelos y los metodos Europeos -de hecho, los copiaban meticulosamente-, el arte no puede en realidad llamarse mestizo. No obstante, tiene rasgos que son exclusivos de esta gente y de este ambiente. Quizas más espectaculares sean las caras de Indios que se ven en algunas de la imagenes talladas.

Sin embargo, el arte misional era sobre todo simbólico, muy apropiado para la evangelización de los nuevos subditos españoles. En los altares, sagrarios, cornisas y frisos abundaban los angeles, al igual que en los frescos del techo. Diseminadas por la iglesia habia imagenes de santos y apostoles. Lamentablemente, muchos de estos valiosos tesoros han desaparecido en el trascurso de los años. En realidad, la deterioración de las reducciones, que en su apogeo no solo tenian maravillosas obras de arte, sino tambien bibliotecas de hasta 3.500 volumenes, teatro, musicos e incluso un observatorio astronómico, fue casi subita.

Despues de ser expulsados los Jesuitas por razones politicas, las mismas fueron administradas por otras ordenes religiosas conjuntamente con las autoridades civiles. Una a una, las aldeas fueron saquedas, quemadas o sencillamente abandonadas. En menos de 15 años desaparecieron 22 de las 30 comunidades misionales y, con ellas, muchas de sus iglesias y objetos.

Ruinas Jesuiticas de Trinidad

Si las ruinas de Trinidad le estimulan el interés, las de la misión de Jesus estan a menos de diez kilometros. En ella trabajaron 3.000 Indios durante dos años edificando la iglesia pero no llegaron a completarla por la expulsión de los Jesuitas. Sus imponentes ruinas se alzan sobre un otero bajo que tiene una vista preciosa de la campina circundante y de Trinidad a lo lejos. Por no haber tenido las riqueza de Trinidad, esta misión no intereso a los buscadores de tesoros. Es por esto que sus objetos religiosos cayeron en manos de los vecinos del lugar y fueron pasado de padres a hijos. Recientemente se recogieron, se restauraron y ahora se hallan en la iglesia del pueblo. Segun la Dirección General de Turismo, que está a cargo de las obras, unas 2.000 personas visitan mensualmente Encarnación y las misiones de los alrededores.

Y sobre los propios Paraguayos, un guia turistico comenta: "Se está tomado conciencia de esto en el pais, pero no los suficiente para lo majestuosas que son. Para nosotros todo esto es motivo de orgullo, un ejemplo patente de nuestra cultura pasada".

Si los dedicados Jesuitas de hace 200 años pudieran oirlo, tambien se sentirian muy orgullosos. Y con razón !

Blinking line

Guestbook
Please sign our Guestbook on the Home Page

Dog runningPress here to return. Blinking line